Martes, 14 Septiembre 2021 10:21

Ensayo mucho pero no avanzo

Written by
Rate this item
(0 votes)

Bienvenidos al blog de la web javierzamora.es. Todo el contenido de este  blog está protegido previa inscripción en el Registro de la propiedad intelectual, así como por la Sociedad General de Autores, como parte de una edición literaria. No está permitida la copia y/o difusión de los textos contenidos en este blog.

ENSAYO MUCHO PERO NO AVANZO

Ésta frase es un clásico entre los comentarios de alumnos. Los guitarristas flamencos parece que tenemos grabado a fuego en la cabeza que “hay que echar más horas que un reloj” para tocar bien. A partir de aquí surge la controversia: ¿Cuántas horas son las adecuadas?, ¿seré un superclase si ensayo el máximo de horas?, ¿podré tener un picado “como Paco” si lo practico 10 horas diarias?, ¿seré un mediocre si ensayo poco?, etc...

Primeramente expondré la metódica adecuada y después los pros y contra. De entrada, lo fundamental es preguntarse lo que realmente deseamos cuando vamos a aprender. Esto es, si queremos ser súper solistas tipo Paco de Lucia, Vicente Amigo o Antonio Rey, especialistas en acompañamiento del cante y/o baile, guitarristas flamencos que conocen todos los Palos Flamencos y se saben desenvolver pero sin altas pretensiones de virtuosismo, o simplemente meros aficionados que tocan todos los estilos flamencos con cierta soltura y que disfrutan con ello. Estas distinciones son un ejemplo, como podría haber otras. Pero, eso sí, hay que ser realistas. Si no se dispone de tiempo suficiente es imposible alcanzar el nivel máximo. Hay que saber ajustarse a la realidad de cada cual.

En todos los niveles, absolutamente en todos, es imprescindible una base técnica. Es imposible tocar, por ejemplo por tangos flamencos, si no se saben colocar los acordes propios del estilo, ni tampoco como cambiar entre ellos, ni mucho menos saber rasguear. Como también fundamental es el conocimiento y dominio del compás, sus acentos, y su carácter. El carácter es importantísimo porque no tiene la misma actitud una Soleá que unos Tientos, por ejemplo. Hasta para llegar a la exigencia más básica de la lista que he expuesto antes hay que pasar por esto. El tiempo mínimo que deberíamos emplear para un nivel básico considero que sería de una hora diaria. Al menos de entrada. Lógicamente, a medida que la exigencia va siendo superior, el tiempo de estudio debe crecer proporcionalmente.

Las ventajas de ensayar mucho tiempo son muchas si, lógicamente, se estudia con criterio. Esto es, con una cierta metódica. Hay que destinar una fase inicial al calentamiento, para proseguir con técnica, continuar con el estudio y práctica del material que estemos tratando en ese momento, para luego acabar con la práctica de todo lo ya asimilado. Esta es mi metódica, como entiendo puede haber muchas más.

Quiero enfatizar, una vez más, en el asunto de la técnica. No hay que obsesionarse con ello. La técnica es fundamental aprenderla correctamente, y tenerla bien interiorizada, para luego olvidarse de ella. Todo en su momento. De entrada hay que ser muy estudiosos, a veces casi obsesivos, pero luego no hay que ser esclavos de ella. Hay que soltarla para poder progresar. Esto es muy importante. Siempre pongo como ejemplo el niño que apenas se mantiene en pie, poco a poco va progresando, da un paso, luego dos, anda apoyándose, consigue el equilibrio, y finalmente consigue andar. Ni hablo ya de cuando luego ya va corriendo. En el momento echa a andar, ya no es necesario que vuelva a las fases previas (sujetarse, mantener el equilibrio, etc.) simplemente se pone a andar de por vida. Con la técnica en la guitarra sucede lo mismo.

Otra de las ventajas de haber aprendido correctamente los fundamentos técnicos básicos es que después con solo calentar ya se debe tener a punto toda la gama de arpegios, picados, alzapúas, trémolos, etc. Lo contrario es un constante camino de ida y vuelta que lleva a pérdida de mucho tiempo.

Ahora bien, estamos hablando de Flamenco. Hay que conocer los cantes, saber acompañarlo, distinguir entre sus distintas versiones, escuchar mucho y, sobre todo, estar muy cerca de buenos aficionados (“enterados” y “flamencólicos” nó!). Esto es más importante que matarse echando horas con la guitarra. El conocimiento de lo que es el Flamenco lo es todo. Aunque habría que matizar acerca de las fuentes adecuadas para absorber Flamenco. Esto merecería capítulo aparte.

¿Cómo deberíamos estudiar? Lo ideal es hacerlo con constancia. De nada sirve tocar la guitarra diez horas un día y luego no cogerla en varios. Las manos no son un contador de horas. Todos los días hay que tocar porque la guitarra es un instrumento muy ingrato, es muy celosa y no te permite que le dediques tu tiempo a otras cosas. Quiere ser tu protagonista siempre. Si no podemos tocar mucho tiempo un día es conveniente tocarla, aunque sea un rato corto, media hora, una hora, lo que sea, pero que ella no se enfade. Esta metáfora seguro que todo guitarrista la tiene bien clara. Está claro que la vida aprieta en ocasiones y no siempre se dispone del tiempo necesario para tocar. Por ello es conveniente que al principio, cuando se dan los primeros pasos con la guitarra, sepamos que vamos a disponer del máximo tiempo posible para asentar la técnica. A partir de ahí todo es más flexible pero, eso sí, hay que seguir con la norma del ensayo diario.

Existen aspectos negativos acerca del concepto de estudiar muchas horas. Hago hincapié en dos importantes. Uno por exceso y otro por defecto. Comenzaré por el segundo:

NO ENSAYAR EL TIEMPO QUE DEBERIA

Siempre digo que la guitarra debe estar en nuestra vida para hacernos feliz, y no para amargarnos. Si no la estudiamos durante el tiempo que deberíamos seguro que es por algún motivo. Lo más probable será porque tenemos otro tipo de prioridades en nuestro presente. Si es así, ¿por qué tenemos ese sentimiento de culpabilidad al no poder ensayar lo que quisiéramos? Nuestro tiempo es el que es, y no hay que darle más vueltas. En ese caso lo que debemos es ajustar nuestras pretensiones de aprendizaje y no aspirar a más de lo que no podemos. Así de sencillo. Y fuera frustraciones, preocupaciones y a empezar a disfrutar. Se toca lo que se puede, se acepta, y a ser feliz.

ENSAYO MUCHAS HORAS AL DÍA

Esto tiene también sus desventajas. La primera es que podemos sufrir algo similar a lo que los culturistas llaman “vigorexia”, vamos, que por mucho que ensayemos siempre nos parece poco. Es otro tipo de perjuicio, y severo en casos. La constante sensación de necesitar más y más horas de ensayo no es más que consecuencia de algún tipo de problema emocional que hay que arreglar. El sobre ensayo puede repercutir también en algo más que preocupante: las lesiones y sobre todo la Distonía Focal. Las lesiones pueden curarse yendo a un fisioterapeuta (y si es especializado en músicos, mucho mejor) pero la distonía focal es una enfermedad neurológica donde un dedo (o varios) desobedecen las órdenes de la mente cuando ésta da la orden a los dedos de pulsar contra las cuerdas. Esto se produce al haber estado sometiendo los dedos a una tensión (física y psicológica) durante años, llevándolos a un estado de saturación tal, que al final el dedo no responde, se rebela y queda bloqueado. Es como si se perdiera el wifi entre la mente y el dedo. Lo he vivido muy de cerca (afortunadamente no me ha sucedido a mi) y es grave porque genera una gran frustración. Puede ser el punto final para la vida de un músico si no se consigue tratar adecuadamente.

Otro hándicap a la hora de practicar mucho y no avanzar es el hacerlo mal. Me explico. Si hacemos la práctica, por ejemplo, de una falseta mal aprendida y la repetimos muchas veces hasta la saciedad, jamás estaremos avanzando hacia la buena ejecución. Al contrario. Lo que estamos haciendo es magnificar el error. Hay que detenerse y observar el motivo del fallo. Puede ser una digitación incorrecta, una acentuación inadecuada, o que entramos en un punto inexacto del compás, por poner algún ejemplo. A partir de ahí, si detectamos el error y lo corregimos, deberá ser sencillo poderla ejecutar correctamente.

Por todo esto, y a modo de resumen, mi principal consejo es que debemos dedicarle al estudio de la guitarra el tiempo necesario, con constancia, y siempre ajustándonos a nuestras pretensiones, en función del tiempo que dispongamos para ello. No tratar de forzar dejando de lado otros aspectos fundamentales en nuestra vida. Y si tenemos tiempo, afición, ganas e ilusión, por supuesto que a tope con ello. Pero con cabeza, un buen maestro (o varios, pero buenos), y una buena planificación, limpiando lo que esté mal aprendido, tocando progresivamente y disfrutando en vez de sufriendo.

Ahora bien, te pregunto si crees que le dedicas a la guitarra el tiempo que realmente deberías.

¿O tal vez deberías dedicarle más pero te dedicas a hacer el vago aun teniendo tiempo? Eso es que no te gusta lo suficiente.

¿O quizás tocas el tiempo que dispones por completo, y tu mente sigue después con la guitarra?  Te lleva la pasión.

¿Igual no tienes casi tiempo pero te tiras tocando ese rato libre después de cenar? Eso es afición por la guitarra.

¿Tocas siempre que te apetece y no sientes necesidad de más? Tienes un buen equilibrio.

¿Tocas muchas horas y todo te parece poco? Deberías hacértelo mirar... Aunque también ese punto de pasión no te falta. Espero que sea por afición y no por deporte.

¿Tocas varias horas y no progresas? Necesitas un buen profesor, alguien que te guíe.

La guitarra no sólo es practicar mucho tiempo cada día. Es vivir la guitarra a cada instante, aunque no las estés tocando. Es escuchar mucho. Es querer abrazarla y sentir como vibra su fondo en tu pecho. Es tenerla en la cabeza y tocar mentalmente durante todo el día, durante prácticamente toda tu vida. Es sentir que forma parte de ti. Es sentirse absorto mientras los demás hablan de lo que sea y tú estás en tu mundo. Es sentir empatía inmediata cuando conoces a otro guitarrista. Eso si que es “echar horas”...

Read 503 times Last modified on Martes, 14 Septiembre 2021 10:26

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Free Joomla! templates by AgeThemes